Área de formación Área de formación

La transmisión de los saberes y manifestaciones a que nos referimos cuando hablamos de cultura tradicional ha sido, por definición, oral. Este modo casi exclusivo en que los individuos acopiaban el bagaje de sus mayores ha perdido su preeminencia con la popularización de los medios de comunicación de masas; la formación e instrucción regladas y planificadas; y la movilidad de personas, mercancías o ideas. Con ello, no sólo el modo de transmisión, sino los contenidos transmitidos se mixtifican; y en esa deformación y esa mezcla, salen mal parados, en no pocas ocasiones, algunos de los que han formado parte esencial, sustancial, de la forma de vida de quienes han habitado estas tierras antes que nosotros. A través de este Área de formación, la propuesta es restaurar algunos eslabones rotos en la transmisión de determinados conocimientos y habilidades que, consideramos, pueden continuar teniendo una vida útil y saludable, en la medida en que sigan suscitando el interés de la gente: modos de construir y revocar edificios que siempre han sido eficientes y bellos; formas de jugar desconectadas de fuentes de alimentación eléctrica que siempre han sido divertidas y cooperativas… El etcétera puede ser largo. Lo importante es que esos saberes útiles quieran ser aprendidos y puestos en práctica y que seamos capaces de ofrecer programas de formación adecuados.